Por: Andrés F. Zapata

Cruces de alta peligrosidad

20151104_151420

20151104_112731

Para nadie es un secreto que nuestra capital quindiana ha tenido diversas problemáticas en el tema de la movilidad durante el último periodo que no han podido ser reparadas para el bien de la ciudadanía en general, y que tanto peatones como conductores se han visto afectados por cualquiera de estas adversidades.

Una de estas problemáticas tiene que ver con algunos cruces y vías de suma peligrosidad por el alto índice de accidentes registrados y por la falta de señalización o elementos de tránsito que prevengan situaciones anómalas.

Al respecto de los cruces peligrosos, podemos destacar hoy dos de ellos. El primero, ubicado en la carrera 18 con calle 49 al sur de Armenia. Este cruce (el de la primera gráfica), presenta semanalmente diversos accidentes, unos de más gravedad que otros, pero igualmente importantes, ya que indican que allí es indispensable un semáforo o algún elemento que advierta a los conductores sobre el cuidado que deben tener al transitar por esta zona.

El segundo de ellos, está ubicado a la entrada del corregimiento de El Caimo. Allí, el peligro radica en que al ser esta vía de flujo interdepartamental, los vehículos, incluyendo los de carga pesada transitan a toda velocidad, poniendo en alto riesgo a quienes deseen ingresar a dicho corregimiento. Esto sin mencionar el deteriorado estado en el que esta vía se encuentra.

Si se realizan tantas obras en la ciudad, por qué no implementar soluciones para estos y otros cruces y así evitar nuevos y fatídicos accidentes de tránsito.

 

————-

 

Lotes baldíos y basureros, nefasta y peligrosa combinación

20151104_091955

20151029_093614

Ya sabemos del nefasto y molesto tema de la proliferación de basuras dentro del sector urbanos de la capital quindiana y principalmente en su zona céntrica, lo cual ha causado el repudio y rechazo de las ciudadanía, quienes ven como desde la administración municipal poco se puede hacer para controlar esta situación que afecta no solo la estética de la ciudad, sino también la salubridad, pues estas basuras resultan siendo foco de malos olores, reproducción de roedores e incluso enfermedades.

Esto es algo que tenemos claro y con lo que muy penosamente hemos tenido que convivir. Pero si a este tema le sumamos lo relacionado con los lotes baldíos, resultaría siendo algo mucho más grave y delicado para tratar.

El caso tiene que ver, con que estos lotes, aparte de estar abandonados y de haberse convertido prácticamente en depósitos no autorizados de desechos en Armenia, sirven como escondite de malandros que se aprovechan de estos para poder hacer daño a los incautos transeúntes.

Así como en la anterior nota, queremos mostrar dos casos. El primero, ubicado en la carrera 17 con calle 13 y el segundo ubicado por el sector de la Avenida Ancizar López entre calles 14 y 15 (barrio Guayaquil).

En ambos casos, aparte de que los sitios lucen inmundos por la cantidad de basura estancada, algunos nefastos “personajes de la calle” usan estos sitios como baño público, para drogarse y para esconderse tras sus paredes mientras saltan a la calle para sorprender y atracar a algún transeúnte.

La ciudadanía exige mayor control por parte de autoridades y solución al tema de lotes y basuras.