imagen-16689176-2

Con vehículos  ataviados con el Sí y otros con el No, con fuertes campañas a través de las redes sociales, portales y algunos medios de comunicación del orden nacional, no regional, comenzó la campaña diseñada por el gobierno nacional para que los colombianos salgan el dos de octubre a votar masivamente por el plebiscito que abre las puertas al proceso de paz. 

Por José Octavio Marín Naranjo

La controversia se centra en el trabajo que plantea el Centro Democrático que insistirá por el No buscando aliados estratégicos en diversas partes del país. Antioquia y el Eje Cafetero como su principal fortín, le darían al grupo de Álvaro Uribe Vélez la probabilidad de pelear en este ejercicio que para ellos tiene en la mira a los integrantes de la Farc como su gran enemigo en el futuro político del país. Es claro que en este debate tendrá que primar el respeto y los buenos modales, porque finalmente lo que reclaman los colombianos es una paz plenamente concertada y tranquila.

Por el Eje

El Eje cafetero teniendo como  base Caldas, Risaralda y el Quindío, se convirtieron en plataforma exitosa para el movimiento de Uribe Vélez en las últimas elecciones, estas tres regiones fueron referencia en las urnas. En este breve repaso recordemos que en aquel entonces, el bloque de Cambio Radical perdió por diez mil votos con la fuerza de Centro Democrático para presidencia. Hoy ese movimiento sigue vigente en el departamento, ahora con la unión de las fuerzas que reúne la ex gobernadora Sandra Paola Hurtado quien practicando un modelo más serio, sin entrar en controversias o enfrentamientos, espera contribuir para que el No  tenga mucha incidencia en el Quindío. Ellos, los integrantes de Cambio Radical con la excepción del bloque de Atilano Alonso Giraldo que se fue con el Sí, esperan sumar una gran cantidad de votos que además le permitiría reflejar su futuro en las urnas.

Para nadie es un secreto que hoy el ejercicio político en el departamento se divide en dos grandes bloques, el Liberal bajo la tutela de Luz Piedad Valencia y Cambio Radical con Sandra Paola Hurtado y César Augusto Pareja. Aquí se representan las fuerzas, quedando la U con Libardo Taborda en un tercer plano, Misión Posible que ganó la gobernación asomándose tímidamente con otra opción, además del disminuido partido Conservador totalmente agrietado por los duelos que se presentan internamente. Muy opacado el Mira y como casi siempre ocurre las demás vertientes medio hacen parte de los pactos que se presentan.

Esto quiere decir y sin querer buscar medir las fuerza el dos de octubre, que el enfrentamiento en las urnas durante esa fecha podrá marcar un camino en el futuro de la región, triste es decirle pero es la verdad, quienes ganen sacarán pecho. Por eso insistimos que este proceso tiene que ser igual al interés colectivo en busca de la paz de los colombianos, que aquí no se produzcan más efectos nocivos en contra de la buena armonía sin repetirse la triste historia que se presentó el pasado 26 de octubre que dejó grietas y sin sabores.

Tanto los que representan el No como el Sí tienen igual derecho de ir a las urnas, están amparados por la legitimidad que otorga la constitución y las leyes.