maria

A pesar que las cifras no superan las del año anterior, las autoridades no ocultan su preocupación por el fenómeno de la violencia contra la mujer. Eje Noticias conoció un doloroso caso de una mujer en Salento que lleva dos años soportando agresiones y amenazas por parte de su exesposo, después que se separaron.

Ella estuvo de acuerdo en llamarse María para proteger su identidad. Dice que no quiere tener más problemas con el padre de su hija de tres años, con el que desde hace dos años no convive por las agresiones a las que se ha visto expuesta y las amenazas hacia su familia.

María recordó los momentos que vivió previo al ataque: “La verdad yo me encontraba en la calle con unos amigos y él estaba muy tomado, él es una persona que no puede verme con nadie en la calle porque a toda hora me agrede. En el momento él iba pasando y me agredió con la botella”.

La mujer de 28 años de edad, agregó que su expareja “no supera que nos separamos hace dos años. Me ha amenazado en las calle a mi familia también. Yo pido, por favor, protección para mí y mi familia”.

¿Qué dicen las autoridades?

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, casos como los de María, representan las cifras más altas de violencia contra la mujer en el Quindío. Así lo reconoció Javier Núñez, Defensor encargado del Pueblo en Quindío, en el año 2016 encontramos en lo que tiene que ver en casos de violencia física 659 casos atendidos. En total, de acuerdo con el último reporte conocido son 956 mujeres que han sido agredidas: física, sexual o psicológicamente; o por negligencia. Dentro de las estadísticas también están consignados casos de abuso sexual, acoso, actos sexuales violentos, violaciones y explotación sexual de niños, niñas y adolescentes.

Mientras la víctima se recupera de un corte profundo en el pómulo izquierdo, el caso está en manos de la Sijín de la Policía que adelanta las averiguaciones para lograr la judicialización del agresor de 45 años de edad.