IMAGEN-16453794-1Independiente Santa Fe se convirtió este miércoles en el primer equipo colombiano en ganar un torneo internacional fuera del continente americano. Con la victoria 1-0 sobre Kashima Antlers, el ‘expreso’ se coronó en la Copa Suruga Bank, en Japón.

 El equipo bogotano ganó 1-0 con gol del delantero Humberto Osorio Botello y tras una magistral actuación del portero Róbinson Zapata, quien atajó penalti a 5 minutos del final del encuentro.

Humberto Osorio Botello, al minuto 34 del segundo tiempo, anotó el gol del triunfo, al conectar un cabezazo tras un centro de Jonatan Gómez. Pero la gran figura fue Róbinson Zapata, quien atajó un penalti a 10 minutos del final, y salvó un par de pelotas importantes en el transcurso del partido.

El equipo bogotano hace historia en tierras asiáticas. Sin jugar su mejor partido, aguantando en defensa y siendo efectivo en ataque, el ‘cardenal’ ganó el título 14 en toda su historia. Además, Gustavo Costas se convirtió en el primer técnico en la historia del albirrojo en coronarse campeón e tres torneos diferentes.

La primera parte comenzó con el equipo local atacando por todos los frentes al onceno dirigido por el argentino Gustavo Costas. Los nipones apelaban a la tenencia de la pelota y la elaboración de jugadas de peligro desde la mitad de la cancha. Róbinson Zapata y la defensa albirroja aguantaban correctamente y mantenían su arco en cero.

La pelota quieta se imponía como la principal armar del conjunto capitalino. En la pegada de Omar Pérez, los de Costas depositaban la mayoría de sus opciones. Cobros que supo controlar la defensa del Kashima Antlers. Equipo que seguía intentando llegar a gol, pero la mala definición se imponía y los primeros 45 minutos concluían 0-0.

En la parte complementaria se vio un poco más de lo mismo. Kashima generó las oportunidades más claras y Santa Fe intentó por medio del contragolpe y la pelota quieta abrir el marcador. Hasta ahí, era un partido táctico y sin muchas emociones.

Lo mejor estaba reservado para el final del encuentro. A 10 minutos del final y después de haberlo intentado por esta vía todo el partido, llegó el premio a la perseverancia. Un centro de costado perfectamente conectado de cabeza por Humberto Osorio Botello puso a celebrar al puñado de hinchas colombianos que hicieron presencia en Japón, y a los miles que madrugaron con la ilusión de ver al equipo de sus amores levantar un nuevo trofeo.

En el minuto 83 el corazón albirrojo se detuvo cuando el árbitro del encuentro decretó el punto penal dentro del área visitante. Pero como si hubiera sido ayer el título de la sudamericana, Róbinson Zapata volvió a ser el héroe. El portero no venía teniendo una buena actuación en el presente año, sin embargo, este miércoles fue la gran figura, atajó el cobro desde los doce pasos y en el tiempo de reposición protagonizó la jugada del encuentro con una triple tapada. Mantuvo su arco en cero y la sonrisa en el rostro de todos los hinchas cardenales.