Por : Álvaro Ramirez Gonzàlez

El día 2 de Octubre se cumplieron 6 ańos de un plebiscito convocado por el entonces presidente Juan Manuel Santos, para que fuéramos los colombianos quienes decidiéramos en las urnas, si aprobábamos o rechazábamos el acuerdo de la Habana con las Farc.

Ese plebiscito le costó a los colombianos $ 270 mil millones.

El resultado le dio la mayoría a quienes votaron por el no.
Vale decir que por mayoría, y con una votación total de 13. 066.000 votos, los colombianos negamos la vigencia legal de ese acuerdo.

Las cosas quedaron así :

SI
49.78% 6.504.000 votos

NO
50.21% 6.560.000 votos

56.000 votos de diferencia negaron el acuerdo.

Esa noche, Santos con todo su gabinete y con cara de velorio, le anunció al país que aceptaba y respetaba la votación mayoritaria de los colombianos.

Que no había acuerdo con las FARC.

Pasaron muy pocas horas para que Santos, tramposo al fin, montara con su amigo el congresista Roy Barreras, el trámite del acuerdo a través del congreso.

Era claramente un robo.

Desconocer la voluntad soberana del pueblo y acudir a la voluntad enmermelada hasta el cogote, de unos congresistas.

Además se inventaron el Fast Track que no es otra cosa que un trámite más abreviado en el congreso, que le permitiría a Santos firmar ese acuerdo antes de terminar su mandato.

Y así firmaron el acuerdo.

Nunca entendí por qué los tribunales no castigaron a Santos por gastarse $ 270 mil millones e un plebiscito que desconoció.
Una clarísima malversación de fondos públicos.

Un acuerdo calificado de indigno, impune e impagable.

Santos hizo públicas declaraciones acerca de que los jefes de las FARC, deberían pagar carcel.

Además, anunció que para llegar al congreso, los jefes de las FARC deberían ganarse las curules con votos.

Todo fue una mentira.
Ese es Santos.

Pero lo peor es lo que sigue.

Los colombianos nos hemos gastado ya casi $ 50 billones en esa paz y sus compromisos, incluido un tribunal como la JEP, vergonzosamente integrado por aliados de las FARC, buscando total impunidad.

La libertad concedida a Jesús Santrich, fue un fallo grotesco y una burla descomunal a la justicia en Colombia.

Y la paz?

El acuerdo obligó que Santos dejara la fumigación aérea de la coca.
Testigos de excepción los e ministros Luís Carlos Villegas y Alejandro Gaviria.
El area sembrada entonces pasó de 42.000 a 210.000 h ectáreas.

Con ese nuevo panorama, ya son 88 grupos narcoterrorístas los que operan en el país.
Y dos carteles mexicanos.

Y la producción y exportación de cocaína se multiplicó por cuatro.

Y de las FARC, se desmovilizaron 8.000 hombres.
Pero 4.500 regresaron a delinquir en las disidencias-FARC ( las mismas FARC) y la Nueva Marquetalia.

La cúpula de las FARC llegó al Congreso con 10 curules, sin un solo voto y sin pagar un solo dia de cárcel por sus delitos de lesa humanidad.

Un gana gana para las FARC
Una pérdida para los colombianos.

Ivan Duque no solo honró los acuerdos sino que puso al dr Archila, uno de sus más eficaces ejecutivos, al frente de esa tarea.

Los mismos desmovilizados, reconocen el juicio, el respeto y la puntualidad en la atención.

Pero Colombia no consiguió ninguna paz.

Pasar de 2 a 88 grupos narcoterrorístas, no podía traer ninguna paz.

Hoy son 7 departamentos en guerra y las cifras de masacres y muertes son determinantes.

Las FARC, nunca cumplieron el acuerdo.
No entregaron nada.
Ni repararon a sus víctimas

Todo un atraco a la democracia colombiana entre dos tramposos, Santos y las FARC.

Dicen las malas lenguas que además del Nobel, Santos recibió de las FARC, una multimillonaria suma por firmar ese acuerdo.

Cómo estás las cosas hoy ?

Estamos en una guerra feroz; las masacres han batido récord.

Y les debemos todavía $ 100 billones a 3.500 desmovilizados que quedan ( 27mil millones a cada uno)

No hay recursos en el presupuesto nacional para pagar esta desproporcionada suma.

Y ahora Petro, arranca negociaciones con el ELN
Y con muchos grupos narcoterrorístas.

Con qué va a pagar eso?

Todo luce oscuro y pronostica la entrega de todo el país a estos grupos.

No hay mas con que pagarles.

Con el país!

alragonz@yahoo.es