Según la organización, la mayor parte de los habitantes de la Tierra están ubicados en países con un alto índice de pobreza, en Asia y África. En lo que corresponde a América Latina, el continente cuenta con tan solo el 8,2% de los habitantes en el planeta, con 662 millones aproximadamente. Cabe recordar que la cantidad de personas que hay actualmente en la Tierra supera cuatro veces a las que había en 1927, por lo cual y según la ONU, se evidencia un crecimiento acelerado en la población.Datos del Departamento de Asuntos económicos y Sociales de la misma organización, mencionan que se llegará a los 9 mil millones de habitantes dentro de 15 años, es decir, en el 2037 y los 10 mil en el 2058, teniendo la mayor concentración de personas en los continentes mencionados anteriormente.

¿Por qué el crecimiento de los habitantes?

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, explica que el aumento exponencial en la población mundial en los últimos cien años se debe a dos tendencias importantes. La primera es el incremento de la esperanza de vida al nacer, por las mejoras en salud, vacunas, higiene, y la segunda son los altos niveles de fecundidad en ciertas naciones del mundo.

No obstante, aunque diferentes países han iniciado con proyectos de transición demográfica, con la disminución de la mortalidad y nacimientos, en muchas naciones siguen las altas tasas de fecundidad y embarazos adolescentes, por lo cual el CEPAL expresa la importancia de un modelo educativo enfocado en la educación sexual para jóvenes. La ONU asegura que el tiempo y ritmo de la disminución de los nacimientos en diferentes regiones, también con las reducciones de la mortalidad, hace que los nacimientos sigan superando a las muertes en el mundo, razón por la cual la población sigue creciendo.

Población en América Latina

Como se mencionó anteriormente, la población en Latinoamérica y el Caribe tiene el 8,2% de todos los habitantes del planeta, con 662 millones de habitantes. Proyecciones de la ONU, aseguran que todo el continente llegará a su máximo número de habitantes, con 752 millones, por lo que ha sido la única región que ha acelerado diferentes estrategias para la transición demográfica, un ejemplo de esto es que pasó de tener altos niveles en las muertes y nacimientos a reducirlos en ambas variables hoy en día, desde la década de 1950.